lunes, 22 de septiembre de 2008

¡La casa de la locura!


Había una vez una familia que vivía en una casa. Un día esa misma familia se mudó a una casa horrible que daba miedo solo de verla. Esa familia se llamaba Gianoni. El hijo llamado Facundo había descubierto una puerta y un muerto que estaba muerto y los ojos estaban en un plato. Había una advertencia “¡Quien coma una sola cosa de aquí me lo comeré!” Facundo come una cereza y de repente el muerto despierta, agarra sus ojos, se los puso en la mano. El muerto iba caminando para comerle su cerebro, iba caminando y tres hadas le dijeron: -Corre sino te matará. Facundo corrió y corrió pero se quedó encerrado. De repente dos hadas trataron de detenerlo pero el muerto agarró dos hadas y les comió las dos cabezas. El muerto caminaba y caminaba y de repente el muerto agarró una sierra eléctrica y por un poquito le corta la cabeza. Facundo corrió hasta la puerta y de repente se le cierra la puerta y el muerto se acercaba y Facundo le dice al muerto: -¿Por qué eres tan malo? Yo no te he hecho nada malo y ¿por qué me haces esto a mí?
- Ahora que lo pienso no sé por qué tengo que matarte.
- Ahora lo ves tu destino no es matar a todos.
- De acuerdo entonces te dejaré irte.
- ¿De veras?
- De veras.
- Gracias.
El muerto le hizo una puerta para salir y así Facundo aprendió algo: si quieres entrar en una casa lleva una linterna. Y el muerto aprendió algo: el destino de todos no es destruir.
Franco.

3 comentarios:

shushu dijo...

buenisimo todo, felicitaciones!
se nota que es un taller de vuelo... de aviaciòn

maria elena walz dijo...

esta re buenooo me encanta

juligrecco dijo...

qué bueno! cuánta gente que está entrando al blog y conociéndolo!
besos para shushu y maría elena :)